Hoy es el día mundial del ACV


Solo en Argentina casi 20.000 personas mueren por año, esta cifra no se la comunica para asustar sino porque hay algo para hacer antes del ataque.

Cómo reconocer si alguien está sufriendo un ataque cerebral

Un ACV puede ser isquémico (por bloqueo de una arteria) o por un derrame. Los principales factores de riesgo “modificables” que aumentan el riesgo de sufrir un ataque cerebral son:

  • la hipertensión arterial (el más importante),
  • la diabetes,
  • el tabaquismo,
  • la obesidad, la falta de actividad física,
  • el colesterol elevado,
  • el estrés,
  • un tipo de arritmia llamada fibrilación auricular,
  • el consumo excesivo de alcohol y las drogas ilícitas, entre otros.

Las señales de alerta más indicadas

La cefalea es la alerta más nombrada. Se duplicó la cantidad de personas que la mencionaron en relación con la encuesta de 2011 (pasó de 26,5% en 2011 a 50,2% en 2013).

Los síntomas como dificultades en el habla, mareos o vértigos, o pérdida de conocimiento y orientación son los que se encuentran a continuación como los reconocidos con más facilidad y también crecieron en reconocimiento: dificultades en el habla pasó de 15,7 a 20,5; mareos o vértigos de 12,1 a 20,1; pérdida de conocimiento y orientación, de 9,2 a 19,1.

Existen, según los especialistas consultados, dos métodos sencillos:

La regla de las 5C:

• Cuerpo: Sentir un lado débil, dormido o paralizado (cara, brazo o pierna)

• Confusión: Problemas para hablar o entender

• Ceguera: No ver bien o quedarse ciego de repente

• Caminata: Problemas para caminar, alteración del equilibrio

• Cabeza: Dolor súbito y fuerte de cabeza

Otra prueba práctica:

Además de tener presentes los síntomas antes mencionados, una forma sencilla es realizar el siguiente examen con la persona que potencialmente presente los síntomas.

1-   Pídale que sonría. Si ambos lados se mueven igualmente, es normal; si un lado del rostro no se mueve o cae, no.

2-   Pídale que levante los brazos. Es normal cuando ambos se mueven al unísono y anormal cuando uno cae o tiende a caer, no puede mantenerlo en alto como al otro.

3-   Pídale que diga una frase simple, como “el cielo es azul”. Será normal si la pronuncia sin dificultad y anormal si habla con dificultad, arrastra  las palabras, enmudece o no comprende.

En caso de que al menos una de las anteriores pruebas súbitamente se encuentre alterada, hay más de un 70% de posibilidades de encontrarse frente a un ataque cerebral. En tal caso es fundamental comunicarse con el servicio de emergencias, informando que estamos frente a un probable ACV, ya que es una emergencia neurológica que requiere el urgente traslado e internación del paciente en un centro adecuado para su correcto y rápido tratamiento.

Mas información interesante en http://www.rescatecerebral.org/

FacebookLinkedInGoogle GmailDeliciousPrintEmailShare

,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)